Reseña de la exposición - Música en los campos nazis

Comisariado por Elise Petit

Memorial de la Shoah, París, 20 de abril de 2023 - 25 de febrero de 2024

Pocas exposiciones se han dedicado en exclusiva al poco conocido aspecto de la presencia, el papel, el significado y el valor de la música en el sistema de campos nazis. En la recién inaugurada exposición La música en los campos nazis, que podrá verse en el Mémorial de la Shoah de París del 20 de abril de 2023 al 25 de febrero de 2024, el comisario Elise Petit nos lleva a través de las variaciones emocionales, desgarradoras y edificantes de esta realidad en campos de Alemania, Países Bajos, Polonia y Francia.

A lo largo de la exposición, Petit nos aporta sus profundas investigaciones sobre el valor de la música en los campos, desde nociones de abuso y destrucción hasta formas de resiliencia y cohesión catártica. Muestra cómo la música funcionaba en los campos como medio de comunidad, resistencia, creatividad y evasión, pero también como medio de tortura, humillación y coerción.

Más ampliamente, los efectos beneficiosos de la música en los seres humanos son bien conocidos. Escuchar música mejora el bienestar, puede ser edificante y puede proporcionar una forma de liberación o una salida para la expresión de emociones. Cuando se interpreta en grupo, puede ayudar a crear resiliencia y, en el contexto del Holocausto, los expertos afirman que la música llegó a ser esencial para la formación y supervivencia de los grupos. La música tiene la capacidad emocional de crear vínculos y cohesión social, uniendo a las personas a través de actividades sociales y rituales. Al mismo tiempo, como muestra esta exposición, la música in extremis también puede tener efectos nocivos en las personas, como la sobreestimulación y la ansiedad.

La exposición Música en los campos nazis pone de manifiesto la obsesión por la eficacia en los procesos de asesinato masivo en los centros de exterminio y campos de concentración nazis. Mientras que algunas orquestas se veían obligadas a tocar a la llegada de los convoyes para garantizar el orden durante la selección de los deportados, la exposición es un importante recordatorio para los visitantes de que no había orquestas para acompañar a las víctimas que eran obligadas a entrar en las cámaras de gas: una idea preconcebida que muchos tienen sobre cómo utilizaban la música las autoridades de los campos y dónde se obligaba a tocar a los prisioneros.  Por ejemplo, en una entrevista grabada a Violette Jacquet-Silberstein, una de las pocas supervivientes de la orquesta de mujeres de Auschwitz-Birkenau, ella afirma que

"nunca, nunca, nunca tocó una orquesta para acompañar a las víctimas a las cámaras de gas, ni en las cámaras de gas".

Hans Bonarewitz (en el vagón), un presunto criminal recapturado tras una fuga, es conducido a la horca de Mauthausen en un macabro espectáculo de las SS el 30 de julio de 1942. (BMI/Fotoarchiv der KZ-Gedenkstätte Mauthausen)

El objetivo general de La música en los campos nazis es hacer accesible este aspecto de la historia del Holocausto a un público lo más amplio posible, por ejemplo mediante la exhibición de pruebas materiales. Se exponen cerca de 300 objetos y documentos, entre partituras, dibujos y pinturas secretas, ropa, instrumentos fabricados y utilizados por los prisioneros y documentos administrativos de los perpetradores. Además, textos descriptivos ayudan a contextualizar los lugares específicos de los campos en los que la música estaba presente: en la puerta, en la plaza donde se pasaba lista, entre y dentro de los barracones de los prisioneros, en las guarniciones de las SS.

A lo largo de la exposición, Petit describe cómo se organizaban las orquestas de prisioneros ya en 1933 y cómo la música acompañaba la vida cotidiana de las víctimas en los campos.

Las orquestas de prisioneros se utilizaban para marcar el ritmo de las marchas, como medio de coerción y disciplina, tanto bajo la omnipresente y amenazadora puerta del campo con el infame lema "Arbeit macht frei" (El trabajo te hace libre) como en la plaza donde se pasaba lista, donde se obligaba a los prisioneros a permanecer de pie durante horas, mañana y noche, hiciera el tiempo que hiciera. En las guarniciones de las SS también se tocaba música para entretener y mantener la cohesión militar. Y lo que es más importante, permanecía presente entre los prisioneros como parte de su supervivencia psicológica y resistencia espiritual, compartida (a veces necesariamente susurrada de oreja a oreja) para levantar la moral. Aunque tales actos debían permanecer ocultos, la música les ayudaba a resistir, cuando no a desafiar, el sistema del campo, que violaba constantemente sus libertades fundamentales.

En las cinco salas de la exposición, los visitantes pueden escuchar canciones de los campos e himnos de la resistencia, así como melodías populares contemporáneas que eran bien conocidas por los nazis y que a menudo sonaban por los altavoces de los campos y se imponían a los prisioneros. También se incluyen canciones como Belleville-Ménilmontant, de Aristide Bruant, que parodia letras escritas e interpretadas por los prisioneros de un anexo de Buchenwald. Escuchar esta música, con sus melodías y ritmos, es una experiencia muy rica que nos conecta directamente con ese tiempo y lugar.

Es alentador saber que algunos de los directores de las orquestas de los campos, por ejemplo en Auschwitz, también pudieron ampliar su grupo y salvar así vidas. Con el pretexto de poder interpretar una determinada pieza musical, algunos sugerían aumentar el tamaño de la orquesta para dar cabida a tal petición.

El espectador también se da cuenta de cómo llegaron los instrumentos a los campos, ya fuera porque llegaron con los prisioneros, porque los enviaron familiares de fuera o porque los encontraron en pueblos cercanos y los requisaron los nazis.

Ver algunos de estos instrumentos, encontrados después de que los campos fueran liberados, nos hace comprender el hecho de que muchos de estos campos eran prisiones, no sólo centros de exterminio. También lo hace la implacabilidad de las prácticas crueles y humillantes de las SS, como hacer caminar a las víctimas durante kilómetros con zapatos diseñados para el ejército alemán, acompañados de canciones de marcha nacionalistas alemanas, u obligarles a cantar salmos o textos antisemitas mientras se les golpeaba físicamente. Se podía obligar a los prisioneros a tocar toda la noche para entretener a los hombres de las SS a cambio del escaso beneficio de raciones de comida extra, para acabar agotados.

A music book containing scores. 'Jeszcze Pokke niezgynyła' (Pokke isn't dead yet). An artefact that can be seen at the exhibit.

Acompañan a estos instrumentos elaborados cancioneros y partituras musicales, a menudo de pequeño tamaño y creados en secreto. Estos objetos son poderosos recordatorios del valor que los individuos otorgaban a esos momentos de respiro de los horrores de los lugares en los que se encontraban, destacando la resistencia que encontraban en la creatividad y la armonía que podían hallar en el caos que les rodeaba.

La exposición está diseñada para proporcionar una apreciación completa y cualificada del uso y el valor de la música en el complejo de los campos nazis. Es importante destacar que también va acompañada de un catálogo bilingüe en francés e inglés.

Examinada por Monique Gross